Imperial Cleaning

Seleccione un idioma

Estoy pensando si te quiero: Cerrar el abanico sobre la mano izquierda.

Actualidade

SEGUIDORES DE ESTE BLOG

El padre cristiano ha de hacer lo mismo a favor de sus hijos. El padre ha de mostrar a Dios a los hijos, y ha de presentarse ante Dios por sus hijos. El buen ejemplo de los padres no basta. Los consejos bien intencionados tampoco.

Ellos no deben olvidar que la lucha no es contra sangre y carne, "sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes" Ef. Dos modelos de padres. Isaac es modelo de obediencia y de fe. Ellos cayeron en el pozo de su propia concupiscencia y blasfemia. Y el profeta de ellos tiene, en nuestro siglo, nombre y apellido.

La doctrina Spock ha formado en EE. Lo que dice la Palabra de Dios. Por el momento dejaremos de lado la primera, para entrar en la forma positiva, que se refiere a la forma de criar a los hijos. La crianza de los hijos tiene que ver con dos acciones concretas: Si nosotros buscamos en Proverbios, hay muchos lugares en que se habla acerca de la crianza de los hijos.

Y en cinco de ellos se habla de disciplina. En uno se da la respuesta a nuestra pregunta. De manera que la vara tiene tres operaciones: Hay esperanza para los padres creyentes. Entonces tendremos a un joven con un mal que tiene muchas ramificaciones. Hemos comprobado que muchos padres se ven obligados a consentir en todo lo que sus hijos quieren, por temor a que ellos cometan suicidio. Sin embargo, la Escritura dice: Ellos no son marionetas en manos de fuerzas incontrolables.

Los hijos de creyentes han de seguir este modelo, y no lo que es costumbre hoy en el mundo. Cerrar el abanico lentamente o apoyarlo abierto sobre la oreja o la mejilla derecha. Deseo conocerle o tener novio: Llevar el abanico cerrado, suspendido de la mano izquierda. Darse repetidos golpecitos en la mano izquierda. Sostener el abanico con la mano derecha delante del rostro o los ojos. Golpearse con el abanico cerrado en la mano izquierda.

Venga a hablar conmigo: Abrir el abanico con la mano izquierda; contar las varillas pasando los dedos por ellas o simplemente poner el dedo sobre el borde de las varillas. Quiero que me bese: Apoyar el abanico sobre los labios.

Mover el abanico con la mano izquierda o cubrirse los ojos con el abanico abierto. Cuidado, mi familia me vigila: Apoyar el abanico cerrado en la mejilla derecha. No reveles nuestro secreto: Deslizar el abanico sobre la oreja derecha.

Cerrando el abanico mientras se toca los ojos. Se manifestaba inseguridad o dudas sobre las intenciones del pretendiente y su fidelidad: Estoy pensando si te quiero: Darse golpecitos lentamente en la palma de la mano con el abanico.

Y el profeta de ellos tiene, en nuestro siglo, nombre y apellido. La doctrina Spock ha formado en EE. Lo que dice la Palabra de Dios. Por el momento dejaremos de lado la primera, para entrar en la forma positiva, que se refiere a la forma de criar a los hijos.

La crianza de los hijos tiene que ver con dos acciones concretas: Si nosotros buscamos en Proverbios, hay muchos lugares en que se habla acerca de la crianza de los hijos. Y en cinco de ellos se habla de disciplina.

En uno se da la respuesta a nuestra pregunta. De manera que la vara tiene tres operaciones: Hay esperanza para los padres creyentes. Entonces tendremos a un joven con un mal que tiene muchas ramificaciones. Hemos comprobado que muchos padres se ven obligados a consentir en todo lo que sus hijos quieren, por temor a que ellos cometan suicidio. Sin embargo, la Escritura dice: Ellos no son marionetas en manos de fuerzas incontrolables. Los hijos de creyentes han de seguir este modelo, y no lo que es costumbre hoy en el mundo.

No es la edad de la irresponsabilidad ni para alimentar las pasiones juveniles. Sin embargo, la Palabra de Dios es sabia y veraz, y no puede ser quebrantada Jn. La disciplina tiene un freno. Y es que, al corregir a nuestros hijos, podemos excedernos. Puede usarse la disciplina meramente como un desahogo a la ira contenida.

Tal cosa es despreciable. Sin embargo, aun a riesgo de excedernos, debemos disciplinar. Referido a la disciplina dice:

Principios para un Matrimonio Feliz